Buscador de la Hemeroteca
Secciones
HACIA UN NUEVO MODELO PRODUCTIVO

España gira durante la crisis hacia un sector servicios con alto valor añadido

15 de Diciembre de 2016
España gira durante la crisis hacia un sector servicios con alto valor añadido

España gira durante la crisis hacia un sector servicios con alto valor añadido

La economía española ha intensificado su proceso de terciarización después de la crisis. Este aumento del peso del sector se ha producido, en gran medida, por el fuerte ajuste del sector de la construcción y, en menor medida, por la reducción de la actividad en la industria.
 
 


Las cifras son muy claras: el peso del sector servicios en términos de Valor Añadido Bruto y empleo ha superado el 70% del PIB, ganando casi 10 puntos desde 2007 en el caso concreto del empleo.

A este proceso de terciarización hay que sumarle un aumento de las exportaciones de servicios no turísticos en todas las categorías, destacando de manera favorable los servicios especializados a empresas (34% del total).

Además, a pesar del crecimiento de las importaciones, el saldo de la balanza de otros servicios es positivo desde 2008. Este comportamiento tan positivo de la evolución se puede explicar por varios factores:
 
  •  La competitividad de las empresas que exportan servicios no turísticos. Esta competitividad no solo está fundamentada en precios y costes, sino en calidad (diferenciación, satisfacción al cliente, ofertas complementarias) e innovación (investigación, diseño, gasto en publicidad, seguridad), características que ofrecen un mayor valor añadido. De hecho, cada vez es más relevante medir el valor añadido que incorpora cada servicio exportado a las exportaciones brutas, tal y como propone la OMC y la OCDE. Así, según el indicador TiVA (Trade in Value Added), el peso del valor añadido de las exportaciones del conjunto de servicios en España es un 53%, muy superior a su peso en el PIB en términos brutos, lo que indica nuestra alta especialización.
 
  • El factor tecnológico. La implementación de la tecnología ha permitido eliminar costes y reducir tiempo sin perjudicar la calidad del servicio. Adicionalmente, ha favorecido el acceso a un mercado potencial, tanto de oferentes como de demandantes.
 
  •  Una regulación a escala europea (Directiva de Servicios) y nacional (Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización) más favorable, a pesar de que todavía hay muchas barreras para expandir el comercio internacional de servicios.

El superávit de la balanza de “otros servicios” que se ha mantenido en los últimos años podría estar apuntando un cambio de modelo productivo de la economía española, donde gana peso el sector servicios y dentro de éste, aquellas actividades que aportan un mayor valor añadido.

No obstante, esta lectura positiva no es óbice para afirmar que la economía española necesita seguir avanzando en su proceso de internacionalización, habida cuenta de que nuestra cuota de exportaciones de servicios no turísticos a escala mundial todavía es reducida (por debajo de la posición 15 en el ranking mundial).
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es