Buscador de la Hemeroteca
Secciones
COMITÉ EJECUTIVO DE CEPYME EN ZARAGOZA

Las pymes alertan de que la reforma fiscal del Gobierno lastrará su competitividad y el empleo

13 de Diciembre de 2016
El vicepresidente de CEOE y presidente de CEPYME, Antonio Garamendi.

El vicepresidente de CEOE y presidente de CEPYME, Antonio Garamendi.

CEPYME valoró ayer, en la reunión de su Comité Ejecutivo celebrada en Zaragoza, las recientes medidas fiscales aprobadas por el Consejo de Ministros. La organización de pequeñas y medianas empresas considera esencial el cumplimiento de los compromisos de España en materia de estabilidad presupuestaria, pero avisa de que la estrategia de ajuste por medio de los ingresos por la que ha optado el Gobierno “sin duda resultará perjudicial para el proceso de creación de empleo, que debe ser una prioridad”.

La Confederación considera que sigue habiendo margen para reducciones del gasto público, aunque probablemente no sea suficiente para eliminar por completo el déficit actual, un objetivo irrenunciable para estabilizar nuestras finanzas públicas y para hacer frente, con los actuales niveles de empleo y productividad, a las crecientes necesidades de gasto que se derivan del envejecimiento de la población.

Por ello, CEPYME opina que el ahorro sobre el gasto público debe provenir de “una mejora de la eficiencia en la asignación de los recursos públicos y un análisis en profundidad de las competencias sobre el gasto de cada nivel de la administración, de tal forma que se eviten duplicidades; así como de una mayor provisión de servicios públicos por parte del sector privado, y de la reducción de organismos, agencias y empresas públicas que prestan servicios que no obedecen ni a criterios de necesidad ni de mejora de la eficiencia”.

El Comité Ejecutivo de CEPYME destacó en su reunión en Zaragoza la revisión al alza de las principales proyecciones de actividad económica y de creación de empleo en el nuevo escenario macroeconómico 2016-2019 aprobado por el Ejecutivo, si bien ha considerado algunos factores de riesgo que pueden introducir correcciones a la baja como:
 
  • El deterioro de las principales condiciones de financiación.
  • El aumento de costes energéticos asociados a la escalada del precio del petróleo.
  • El encarecimiento de los costes laborales asociado al incremento de las cotizaciones sociales, la subida del SMI y las revisiones salariales.
  • El efecto restrictivo sobre la demanda que tendrán las medidas de ajuste fiscal aprobadas, que afectan particularmente a la actividad empresarial.
Medidas Fiscales
La patronal de las pymes se queja de que el Gobierno recurra siempre al aumento de la presión fiscal para las empresas para paliar sus errores a la hora de hacer estimaciones de recaudación. Y explica que, aunque la reforma sobre el Impuesto de Sociedades afecta fundamentalmente a las grandes empresas, introduce dos problemas.

Por un lado, CEPYME señala que “el continuo ajuste de los conceptos (límites de deducibilidad de bases imponibles negativas de otros ejercicios, reversión de los deterioros por valor de las participaciones, etc.) que se han de introducir para el cálculo de la base imponible y de la cuota del impuesto entorpecen la adecuada planificación fiscal de las compañías y redundan negativamente sobre la neutralidad del impuesto, ahondando en un aumento de la inseguridad jurídica para la planificación de inversiones”.

Asimismo, cuestiona que “se amplía el diferencial de los conceptos de base imponible y resultado contable de las empresas”. CEPYME cree que hay que equiparar el resultado contable a la base imponible del impuesto, puesto que es el resultado contable el que indica con más fiabilidad cuál es la capacidad contributiva real de una empresa, yendo estos cambios en dirección contraria a la que se plantea y convirtiéndose en un obstáculo claro para el crecimiento empresarial.

Igualmente, la patronal de las pymes cree que resulta negativa la supresión de la excepción normativa que abría la posibilidad de aplazamiento o eliminación de las retenciones e ingresos a cuenta y la eliminación de la posibilidad de aplazar o fraccionar las obligaciones tributarias de quienes están obligados a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades. La aplicación generalizada de esta medida afectará particularmente a las empresas de menor dimensión, que son las que mayores dificultades tienen para acceder a la financiación que les permita cumplir con sus obligaciones tributarias con la administración. De hecho, más del 97% de las solicitudes corresponden a importes inferiores a 18.000 euros. La organización empresarial que aglutina a las pymes propone una excepción en la aplicación de estas medidas a las empresas de reducida dimensión.

CEPYME expresó también su valoración negativa ante la prórroga durante 2017 de la exigencia de gravamen del Impuesto sobre el Patrimonio.

Seguridad Social y Salario Mínimo
Según esta organización, el aumento del coste laboral derivado del incremento de las cotizaciones sociales tiene sobre las empresas de menor dimensión una especial repercusión. La escasa posibilidad que tienen estas empresas para repercutir cualquier aumento de los costes en el precio final sin que se vea lastrada su posición en los mercados, dará como resultado una compresión mayor sobre márgenes y, por lo tanto, sobre su capacidad competitiva.

Las pymes generan 7 de cada 10 empleos en la economía española. Las previsiones apuntan un crecimiento promedio del empleo del 3,1% para 2016. Sin embargo, la tendencia para el próximo año apunta a una disminución de este crecimiento medio anual a tasas por debajo del 2%, para el conjunto de las pymes. Esto es, la creación de empleo por parte de las empresas de menor dimensión será de aproximadamente 186.523 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social (96.762 menos que en 2016). CEPYME considera además que la aplicación de las medidas aprobadas tendrá un impacto mayor sobre la ralentización de la creación de empleo.

Con respecto a la subida del 8% del SMI, CEPYME considera que los datos de distintas fuentes coinciden en que el número de trabajadores a tiempo completo que perciben una retribución similar al SMI no llega al 2% del total de los asalariados, por lo que la repercusión directa de este incremento sobre el total de la población laboral no es elevada. Esto se debe fundamentalmente a que existen salarios mínimos de convenio establecidos en la negociación colectiva por encima del SMI.

Sin embargo, como señala la Confederación, está demostrado que las variaciones del SMI se trasladan a la distribución de los salarios en convenio, en particular sobre los tramos más bajos, lo que hace que, a pesar de que el porcentaje de trabajadores afectado directamente por el SMI no es muy elevado, la incidencia indirecta del SMI es importante, en la medida que, a través de la negociación colectiva, acaba afectando a un porcentaje numeroso de los trabajadores. CEOE ya avisó cuando evalúo las medidas económicas del Gobierno que la subida del SMI tenía que ir desligada de la negociación colectiva.

Además, hay que considerar el impacto económico sobre las bases mínimas de cotización e, indirectamente, sobre el resto de las bases, que se ven incrementadas en la misma cuantía que el SMI, por la repercusión que tendrán sobre el coste laboral. Por último, CEPYME expresa también su preocupación por la interferencia que esta medida supone en el principio de autonomía colectiva de las partes, al determinar reglas de afectación de la nueva cuantía del salario mínimo interprofesional en los convenios colectivos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es