Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Previsiones

El FMI alerta de que el alto paro y la baja productividad lastrarán a España

13 de Diciembre de 2016
Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional.

Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado de que a medio plazo las perspectivas de crecimiento de la economía española se verán lastradas por la débil subida de la productividad y por el elevado desempleo estructural, a pesar de que las reformas aplicadas han atenuado ese riesgo.

En la declaración final de la misión del FMI en España, el organismo destaca que gracias a las "impresionantes reformas" introducidas durante la crisis la economía española es ahora más resistente y disfruta de "una vigorosa recuperación", pero señala que quedan retos pendientes de carácter estructural que requieren una estrategia a medio plazo.

Además, apunta tres ámbitos de actuación inmediata para los que cree que puede existir un amplio apoyo político, que son la mejora de las políticas activas de empleo, la reforma del sistema de financiación autonómica para salvaguardar las finanzas públicas y la mejora de la eficacia de las políticas en materia de innovación y educación para aumentar la productividad.

La reforma laboral y la moderación salarial de los últimos años han permitido que el mercado de trabajo sea ahora "más resistente a los shocks", según el FMI, que incide, sin embargo, en que la mayor parte de los nuevos empleos son de carácter temporal y en que la dualidad del mercado laboral (diferencias entre temporales y fijos) acentúa la volatilidad del empleo y no favorece la inversión en capital humano.

En su opinión, la prioridad inmediata pasa por promover la creación de empleo entre los desempleados de larga duración y los jóvenes de baja cualificación, para lo que urge a una mejor coordinación del Estado con los gobiernos autonómicos, que son los que tienen la competencia en unas políticas activas que hasta ahora han tenido un impacto limitado. Asimismo propone una asignación "más eficaz" de las bonificaciones a la contratación y hacer "más atractivos para los empleadores" los contratos indefinidos.

En la declaración final el FMI no alude específicamente a la necesidad de abaratar el coste del despido para los trabajadores indefinidos, como ha hecho en informes anteriores, aunque sí reclama para las empresas mayor seguridad jurídica y administrativa en materia de despido y más control sobre las condiciones de trabajo.

También cree que la reforma laboral ha contribuido a mejorar la competitividad y la productividad de las empresas, pero piensa que habría que incrementarlas más para que España pueda mantener a medio plazo un crecimiento de la economía superior al 2%.

En este sentido, reclama acelerar la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado y avanzar en la liberalización de los servicios profesionales, apoyar el gasto privado en I+D y mejorar el público, revisar las normas que han dado lugar a "la trampa de la empresa pequeña"y fomentar el acceso a la financiación no bancaria.

Según el Fondo, hay que "mejorar la eficacia de los programas de gasto dirigidos al empleo y al crecimiento, como las políticas activas de empleo y los destinados a la investigación y desarrollos públicos". 

Asimismo, en contra de los partidos que plantean la derogación de la reforma laboral, el organismo que dirige Christine Lagarde asegura que "gracias a las reformas, el mercado laboral es más resistente a los shocks". Y recomienda lo siguiente: "Los subsidios a la contratación podrían concentrarse y asignarse más eficazmente". Y avisa de que el objetivo es "que los contratos indefinidos sean más atractivos para los empleadores".

El Fondo  explica que las reformas laborales sumarán un 0,5% al crecimiento anual de la productividad durante los próximos cinco años.

La agenda de reformas que plantea este organismo internacional para impulsar el crecimiento y la productividad de las empresas es clara: acelerar la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado e impulsar la liberalización de los colegios profesionales; apoyar la inversión privada en I+D+i; revisar las normas vigentes que han dado lugar a la "trampa de la pequeña empresa", y mejorar el acceso a la financiación no bancaria. 

El FMI, que considera que es mejor aumentar la tributación indirecta que la directa (un criterio diferente al de la reforma del Impuesto sobre Sociedades aprobada recientemente por el Gobierno), tiene, no obstante, tres prioridades: es urgente reformar la financiación autonómica, hay que revisar las políticas activas de empleo e incidir en las "reformas en el mercado laboral".
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es