Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Seguridad Social

Las cifras que obligan a reformar el sistema de pensiones

01 de Diciembre de 2016
El Gobierno tendrá como principal misión mantener la recuperación económica y del empleo.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El número de pensionistas y el gasto en pensiones sigue creciendo a pesar de que el Gobierno estima que el próximo año se agotará el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, más conocido como la hucha de las pensiones. Las cifras hablan por sí solas: el número de jubilados ha crecido en más de un millón de personas durante la crisis y la pensión media ha pasado de los 713,48 euros en enero de 2008 a los 906,37 euros en septiembre de 2016, según los datos del Ministerio de Empleo.

A pesar de que el Gobierno sólo revaloriza cada año las pensiones un 0,25% desde la última reforma que desligó las prestaciones del IPC, lo cierto es que el gasto en pensiones sigue creciendo a un ritmo del 3% anual como consecuencia del efecto sustitución (las prestaciones de los nuevos jubilados son más altas que las de los que abandonan el sistema por fallecimiento).

En los últimos ocho años el IPC sólo ha subido un 10,1%, según el INE, mientras que la pensión media ha crecido un 27%. Es decir, los jubilados han ganado 17 puntos de poder adquisitivo durante este periodo.

Uno de los principales síntomas que demuestra que es necesaria una reforma de las pensiones es que los ingresos por cotizaciones sociales son inferiores en los últimos años al gasto en pensiones. Aunque en los Presupuestos Generales del Estado para 2016 el Gobierno preveían que esta tendencia desaparecería, lo cierto es que los datos de ejecución presupuestaria hasta septiembre demuestran que será difícil. En los primeros nueve meses del año los ingresos por cotizaciones ascendieron a 77.400 millones de euros, mientras que el gasto en pensiones fue de 79.692 millones. Es decir, que se gasta más de lo que se ingresa.

Otro dato inquietante es que los subsidios y otras prestaciones de la Seguridad no contributivas han crecido hasta septiembre a un ritmo interanual del 7,88%, un crecimiento muy elevado en un momento en el que se ha cuestionado la viabilidad del sistema a pesar de las dos reformas de las pensiones impulsadas por el PSOE y por el PP.

Cotizaciones sociales demasiado elevadas

Según los últimos estudios, la solución no puede ser impulsar una subida de las cotizaciones sociales, sobre todo porque el principal problema de España sigue siendo el empleo y España es el segundo país de Europa con más cargas fiscales para los empleadores. Además, la OCDE alertó hace un año que las altas cotizaciones a la Seguridad Social podrían estar contribuyendo al empleo sumergido en España.

La “cuña fiscal", el peso real de los impuestos sobre el trabajo, es un 9,3% más alta en España que en la media de las economías desarrolladas: 39,56% frente al 35,9% del promedio de la OCDE.

La reforma de las pensiones que se abordará en el Pacto de Toledo, por tanto, tendrá que apostar por una separación de las fuentes de financiación.

Los Presupuestos del Estado tendrán que contribuir a las necesidades financieras de este pilar del Estado del Bienestar sin que sea necesario aumentar aún más las cargas fiscales que soportan las empresas, lo que impediría que se creen anualmente medio millón de puestos de trabajo, como ha prometido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es