Buscador de la Hemeroteca
Secciones

España será el segundo país más envejecido del mundo en 2050

29 de Noviembre de 2016
Ancianos

La población de entre 30 y 49 años descenderá en 4,2 millones de personas en 2031, es decir, un 28,5% menos que ahora.

Dreamstime
España será en 2050 el segundo país del mundo con la ratio de envejecimiento (población de 65 o más años por cada 100 habitantes entre 15 y 64 años) más elevada, con 69,5 ciudadanos de 65 años o más por cada 100 entre los 15 y 74 años. Tan solo Japón (cuya ratio es del 70,9) tendrá la población más envejecida. Ambos países estarán
muy por encima de la media de las economías avanzadas (45,8) lo que obligará a repensar el sistema actual.

El informe de CEOE "El envejecimiento de la población y sus efectos en el mercado laboral español" que se publicó en mayo de este año fue uno de los primeros en alertar de los problemas para el futuro de la Seguridad Social, que hoy volverán a estar encima de la mesa en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso, donde intervendrán los representantes de los empresarios.

Según el documento, el aumento del envejecimiento afectará al ratio de dependencia, de forma que para 2064 la patronal prevé que haya solo cuatro ocupados por cada tres personas dependientes en 2064. Asimismo, la patronal de empresarios advirtió del perjuicio que esta tendencia supone para la sostenibilidad futura del sistema de pensiones.

Según las últimas estadísticas, un trabajador que en la actualidad tenga 30 años, en 2040 deberá sostener económicamente a casi dos pensionistas. Dentro de 15 años en España residirían 11,7 millones de personas mayores de 64 años, tres millones más que en la actualidad (un 34,8%). Y esta cifra se incrementaría hasta 14,2 millones de personas (un 63,1% más) en 50 años.

Un reto que España deberá afrontar tras las novedades que traiga el Pacto de Toledo, donde el principal desafío es “mantener el equilibrio entre las pensiones y el envejecimiento de la población”, según la ministra de Empleo, Fátima Báñez.
 
 


Esta tendencia demográfica se está consolidando desde hace casi una década y afecta directamente al sistema laboral español. Este cambio poblacional afectará, por ejemplo, a ámbitos como la sostenibilidad sistema de pensiones, los hábitos de consumo y de ahorro, las necesidades de atención sanitaria o de los servicios sociales. CEOE reconocía en el informe que publicó en mayo que en el futuro la tendencia sería un aumento del gasto en sanidad y pensiones y una reducción de la partida destinada a la educación.

Además, al creciente envejecimiento se le suma el retraso en la edad de jubilación y la aparición de enfermedades crónicas, por lo que el 27% de los trabajadores de la Unión Europea admite que no podrá seguir en el mismo trabajo a partir de los 60 años, según un estudio de la UE.

Sin embargo, el descenso puede llegar a ser “más drástico”, según el INE, ya que a partir del año 2017 la población española sufrirá un descenso “interrumpible” bajando en medio millón de personas en quince años y en más de 5 millones en cincuenta. Un dato que corroboran las estimaciones de población de Naciones Unidas, quienes muestran que en el año 2050 España será “uno de los países del mundo con el ratio de envejecimiento más elevado”.

El estudio de CEOE habla de que estas dinámicas poblacionales (descenso de la población y su envejecimiento), “a corto plazo contribuyen a reducir las tensiones en el mercado de trabajo y a la mejora de las cifras de desempleo. La cara positiva del envejecimiento de población es, por ejemplo, que propiciará una caída del paro al 7,5% en 2025. Sin embargo, en el medio y largo plazo plantean una serie de incertidumbres, por sus efectos sobre el potencial de crecimiento y por las implicaciones que el envejecimiento de la población puede tener en muchos ámbitos”.

¿Por qué envejece la población española?

La actual tendencia demográfica se producirá por los siguientes factores:
 
  1. Nacimientos: 5 millones menos. Entre 2016 y 2030 podrían nacer 5,3 millones de niños, un 22% menos con respecto a los años previos.
 
  1. Descienden un 16,6% las mujeres que se encuentran en edad fértil. La edad de maternidad cambiaría de los 31 a los 33 años. Además, el número de mujeres en edad fértil, entre 15 y 49 años, bajaría en 1,8 millones, una caída del 16,6% sobre la cifra actual. 
 
  1. Envejecimiento de la población: saldo de población en negativo. Las defunciones en España llegarían a un 12,7% más que en la actualidad, debido al envejecimiento de la población. Esto, sumado al descenso en el número de nacimientos, daría a España un saldo negativo en la población.
 
  1. Esperanza de vida: las mujeres llegarán a tener más de 90 años de media. En 2065, de mantenerse la tendencia actual, la esperanza de vida de los hombres superaría los 88,5 años y la de las mujeres los 91,6 años. Esto repercutiría directamente en las pensiones, en 2031 en España residirían 11,7 millones de personas mayores de 65 años, tres millones más que en 2016.

Por Comunidades Autónomas, sólo Madrid, Canarias, Baleares, Murcia y Cataluña aumentarían su población en 2031. Por su parte, Castilla y León, Melilla y Asturias serían las que mayor número de personas perderían: más del 10% de su población actual.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es