Buscador de la Hemeroteca
Secciones
PROBLEMAS EN EL RENDIMIENTO LABORAL

Cinco razones por las que los españoles son los menos productivos de Europa

07 de Diciembre de 2016
oficina

España está a la cola de Europa en productividad.

Dreamstime
España está en la cola de Europa en productividad y su posición no ha mejorado en los últimos 15 años. Es una de las conclusiones de un informe del servicio de Estudios de CaixaBank, que alerta de que, en los últimos dos años, la recuperación del empleo no ha servido para mejorar el rendimiento aparente de los trabajadores.

Aunque una de las principales razones que se suelen esgrimir es que la culpa del lastre de la productividad en España es de su modelo productivo, lo cierto es que, aunque durante la crisis el modelo productivo español se ha acercado al alemán, la economía española sigue a años luz en rendimiento de sus empleados en comparación con la locomotora europea. ¿Las razones? El tamaño de las empresas, las trabas a la internacionalización, la formación, la contratación temporal poco incentivadora y la falta de autonomía en el trabajo.
 
  • ‘¡Es el tamaño de las compañías!’ Parafraseando una de las frases antológicas de la campaña electoral de Bill Clinton, una de las razones de la baja productividad es que el 83,6% de las empresas en España tienen menos de 10 trabajadores frente al 63,1% de Alemania. Además, mientras que en Alemania el 2,1% de las compañías tienen más de 250 trabajadores, en España sólo un 0,4%. Otro de los motivos es que las empresas más grandes son más longevas, lo que ayuda a consolidar la capacidad de producción y la penetración en el mercado. De hecho, en enero de 2015 sólo el 14% de las empresas españolas con menos de 20 asalariados había cumplido más de 20 años mientras que en las empresas de más de 20 trabajadores este porcentaje se disparaba hasta el 44%.
 
  • Para ser más productivos hay que exportar. Las empresas de mayor tamaño son más capaces de exportar porque tienen más facilidad para asumir los costes fijos de esta actividad y disponen de financiación más diversificada. De hecho, durante la crisis mientras que se destruía a gran ritmo el tejido empresarial seguía creciendo el número de empresas que vendían bienes y servicios a otros países.
 
  • Los universitarios acceden a carreras que no tienen salidas profesiones y la FP no termina de arrancar. En el curso 2013 y 2014, por ejemplo, el 30%  de las matriculaciones se concentraron en las titulaciones con la tasa de paro más alta, como Arquitectura o Arte. En cambio, licenciaturas sin prácticamente desempleo como Matemáticas o Estadística recibieron apenas el 1% de las solicitudes. Es sólo un ejemplo de cómo falta coordinación entre lo que necesitan las empresas y el sistema educativo. Aunque no sólo es importante mejorar las salidas profesionales, sino también las competencias. Según datos de la Organicación para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) del año pasado, el 41% de los alumnos con estudios superiores tuvieron un resultado bajo en habilidades profesionales, más de veinte punto por encima de la media del club de los países ricos (21%). A esto habría que sumar datos alarmantes como que el porcentaje de “ninis” (jóvenes que ni estudian ni trabajan) en España es del 27%, frente al 15% de la media de la OCDE, o la baja utilización del a Formación Profesional, que sigue teniendo problemas de ajuste con el mercado laboral, para lo que sería necesario que las empresas participaran en el diseño formativo.
 
  • La temporalidad es un problema cuando no sirve para incentivar al empleado. La contratación temporal no sería un problema para la productividad si sirvieran para el proceso de selección de los trabajadores, que ayudaría a que los empleados estuvieran más incentivados a esforzarse. Sin embargo, en España sólo el 21% de los asalariados temporales consigue un contrato indefinido. Frente a las propuestas de algunos partidos, que los contratos indefinidos tengan costes de despidos más altos también desincentivaría la productividad, porque la probabilidad de que los despidieran no estaría correlacionada con su producción, concluye el informe de CaixaBank.
 
  •  Dejar que tu empleado asuma más funciones le ayudará a ser más productivo. Aquellas empresas con poder de decisión más descentralizado tienden a crecer más. La implicación en la empresa de los trabajadores hace que se muestren más dispuestos a colaborar y a generar ideas. Aunque en España existe el miedo a que la mayor responsabilidad pueda disminuir el esfuerzo, la motivación y la creatividad compensan con creces ese riesgo. Entre las opciones para dar más capacidad de decisión a los trabajadores se encuentra permitir que elijan su jornada o el trabajo en equipo. Mientras que en Alemania el 21% de los jefes controlan de forma muy directa el “rito de trabajo” de los empleados, en España este porcentaje se dispara hasta el 41%. Además, mientras que en España el 17% de las empresas asegura que toman las decisiones los miembros de un mismo equipo, en Alemania este porcentaje crece al 35%.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es