Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Energía

El gran consumo de energía perderá 152 millones por la subasta de interrumpibilidad

22 de Diciembre de 2017
Estación de energía eléctrica

AEGE ha explicado que con la reducción de potencia que ha habido en la subasta once fábricas proveedoras del servicio de interrumpibilidad se han quedado sin contraprestación.

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) ha denunciado que el resultado de la subasta de interrumpibilidad para los cinco primeros meses de 2018 supondrá una pérdida de retribución para la industria electrointensiva de 152 millones de euros con respecto a 2017.

En un comunicado, AEGE ha señalado que la retribución o incentivo que reciben por estar dispuestas a desconectarse del sistema eléctrico en caso de necesidad será inferior en un 30% a la de 2017, y ha explicado que el precio medio del servicio se ha reducido en 86 millones y la potencia asignada en 66 millones.

AEGE ha explicado que con la reducción de potencia que ha habido en la subasta once fábricas proveedoras del servicio de interrumpibilidad se han quedado sin contraprestación, mientras que el resto han sufrido una "fuerte merma" en su retribución.

La asociación de industrias electrointensivas ha señalado que a la reducción del periodo de vigencia de la subasta, que sólo cubrirá los cinco primeros meses de 2018, y a la rebaja de un 10% de los precios de salida en esta convocatoria, ahora hay que añadir la reducción de la potencia subastada y el recorte del 20% en los precios medios asignados con que se ha cerrado la puja.

AEGE ha afirmado que esto supone una pérdida de competitividad para unas industrias que dan empleo a 186.000 personas y ha alertado sobre la incertidumbre que se abre a partir del 1 de junio, cuando finalice el periodo para el que se ha adjudicado el servicio de interrumpibilidad.

Ha recordado la importancia que tiene la prestación del servicio por parte de la industria electrointensiva al operador del sistema, Red Eléctrica, para garantizar la seguridad del suministro en un país cuya interconexión con Francia no alcanza los mínimos establecidos por la Unión Europea (UE) y a la hora de favorecer la integración de las energías renovables.

La asociación ha indicado que, además, la industria española se ve castigada por el elevado precio de su mercado eléctrico, que cerrará 2017 con un precio medio de 52,5 euros el megavatio hora (MWh) -el más alto de los últimos nueve años-, un 33% más que en 2016 y un 50% más que el de Alemania.

AEGE ha augurado que 2018 no será mejor, pues el precio del futuro eléctrico cotiza en los mercados a 52,7 euros el MWh, muy lejos de los 38,2 euros el MWh de Alemania y de los 44 euros MWh de Francia. Por eso, ha reclamado medidas para que la industria electrointensiva española tenga unos precios similares a los de sus principales competidores europeos.

En este sentido, AEGE ha pedido que se aplique antes de que acabe el año la compensación por costes adicionales derivados de la financiación del apoyo a la energía eléctrica procedente de fuentes renovables, que a pesar de estar prevista en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) todavía hoy no se sabe cuándo se dispondrá de ella.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es