Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

El propósito empresarial, cada vez más social

29 de Junio de 2017
Integrar este nuevo enfoque a la definición de su propósito como empresa puede aportar una gran ventaja reputacional a la propia compañía.

Integrar este nuevo enfoque a la definición de su propósito como empresa puede aportar una gran ventaja reputacional a la propia compañía.

La definición de propósito empresarial solía enfocarse de manera casi exclusiva hacia la obtención de beneficios y la maximización de valor para los grupos de interés de la compañía. Actualmente, el propósito o finalidad de la empresa tiende a ampliarse para incluir las demandas de agentes como los empleados, los clientes y la sociedad en general.

Este cambio también obedece a la creciente incertidumbre y la volatilidad del entorno global, que ha alterado significativamente la manera en que las empresas se ven a sí mismas y a su futuro.

Un informe de EY analiza cómo definen actualmente las empresas el propósito de su actividad a partir de una encuesta a 1.470 líderes empresariales de una amplia variedad de sectores en todo el mundo. Explican cómo las condiciones de volatilidad e incertidumbre han redefinido sus propósitos y cómo los han trasladado a sus organizaciones.

Casi el 95% de los encuestados reconocieron que sus empresas tienen un propósito, aunque se trata de un concepto que puede aplicarse con diferentes significados. Para muchas organizaciones solo consiste en servir a los intereses de sus grupos de interés, como accionistas, empleados o clientes.

Pero el informe destaca que hay un creciente significado que va más allá del beneficio económico y que se relaciona con un mayor compromiso con los intereses de la sociedad, buscando crear valor para grupos de interés más amplios. Muchas de las empresas más admiradas en la actualidad ya han comenzado a adoptar este enfoque emergente para justificar su razón de ser.

Según datos reflejados en el informe “How can purpose reveal a path through disruption?”, para el 6% de los encuestados, el propósito es una razón aspiracional alineada con las demandas de la sociedad. El 15% considera que el propósito empresarial consiste en maximizar el valor para los accionistas. El 33% centra el propósito empresarial en proporcionar valor a los clientes. El 11% enfoca el propósito de su organización en la creación de valor para los empleados, y el 34% piensa que el propósito consiste en crear valor para su grupo de interés, incluyendo la sociedad y el entorno.

Dos tercios de los directivos encuestados han modificado su idea de propósito empresarial como resultado de la disrupción y la mayoría de ellos (52%) han comenzado a adoptar un concepto de propósito empresarial más abierto. El 73% de los líderes señalaron que un propósito bien integrado en sus organizaciones contribuye a gestionar mejor la disrupción.

Integrar este nuevo enfoque a la definición de su propósito como empresa puede aportar una gran ventaja reputacional a la propia compañía. Sin embargo, si no se ve acompañada de hechos y queda en una mera declaración de intenciones puede suponer un grave perjuicio para la imagen de la organización.

Las empresas que definen su propósito según estos nuevos criterios lo incorporan al núcleo de todo lo que hacen e inspiran sus estrategias y toma de decisiones. Evalúan constantemente su situación y aquello que necesitan cambiar al respecto y colocan el propósito en el centro de su cultura empresarial.

En una época en la que las organizaciones están sometidas a intensas transformaciones tecnológicas, económicas y políticas, el compromiso con los propósitos de la empresa constituye un aspecto relevante que sus líderes no deben perder de vista para afrontar los desafíos de las actuales organizaciones.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es