Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Educación

Las seis materias en las que el sistema educativo español obtiene todavía un “insuficiente”

13 de Junio de 2017
  • Inés Aparicio
El 40,5% de los jóvenes menores de 25 años está en paro.

España se encuentra en el segundo lugar de la UE en fracaso escolar.

Esta semana miles de alumnos se enfrentan a la selectividad. Sin embargo, más allá del resultado que obtengan, lo que sí dejan claro todos los informes y los expertos es que la educación en España “necesita mejorar”. Así lo demuestran los datos del informe PISA de la OCDE sobre el rendimiento de los sistemas educativos de distintos países, recogidos por el libro blanco “La educación importa” que ha elaborado CEOE.

España se encuentra en los últimos puestos en materia de excelencia, en aprendizaje de idiomas, y en capital humano básico y avanzado en comparación con los demás miembros de la Unión Europea. Asimismo, dentro del país existen diferencias educativas entre las comunidades y un abandono de la educación por parte de los jóvenes al acabar el ciclo obligatorio demasiado elevado.

Estos son seis ámbitos en los que la educación española aún tiene que mejorar:
 
1. España está estancada en la excelencia académica.

El análisis en materia de excelencia muestra que España, en comparación con los 27 países de la Unión Europea, se sitúa en el puesto 19. Las tres materias que se incluyen en el ranking (lectura, ciencias y matemáticas) se corresponden con las competencias cognitivas que valoran y precisan los empleadores. Y la educación nacional no sale demasiado bien parada.

Esta clasificación ordena los países según el porcentaje de estudiantes que llegan a la excelencia en más de una materia. Los datos no son alentadores: solo el 1,9% de los estudiantes españoles de 15 años son excelentes en las tres materias frente al 3,7% de la media de la UE.
 
2. Desfase de hasta dos cursos académicos dependiendo de la comunidad en la que se estudie.

Los precarios datos de excelencia van acompañados de grandes diferencias entre comunidades autónomas. Dentro de un mismo sistema educativo coexisten desfases escolares de hasta dos cursos académicos entre las comunidades.

Por materias, la comunidad autónoma con más nivel en lectura y ciencia es Castilla y León y en matemáticas, Navarra. El peor nivel lo tiene Extremadura en lectura; Canarias, en matemáticas, y Andalucía, en ciencias.

A esta diferencia de resultados se le añade la diferencia en gasto educativo entre autonomías, que da lugar a un panorama complejo en el que no se consigue la deseada equidad territorial.

3. Muchas horas dedicadas a la enseñanza de los idiomas pero bajos resultados.

El conocimiento de idiomas es un motor de progreso a nivel profesional, además de personal, que beneficia a la hora de buscar empleo.

En este ámbito, el sistema educativo español tiene importantes ventajas respecto a la mayoría de los países que forman la UE. Cuenta con un elevado número de horas semanales y número de años en los que se enseña una lengua extranjera. Del mismo modo los profesores son habitualmente especialistas del idioma que imparten.

Pero, a pesar de estas ventajas, los resultados sitúan a España por debajo de países con menos recursos. Tan solo un 30% de los jóvenes españoles de 15 años alcanza un nivel de usuario independiente en comprensión lectora y expresión escrita. A esto se suma que solo el 24% tienen independencia en comprensión oral.

Por otro lado, España se encuentra en el reducido grupo de países que solo obligan al estudio de una lengua extranjera dejando a elección de los alumnos el estudio de una segunda.
 
4. Uno de cada cinco jóvenes abandona prematuramente la educación.

España se sitúa en el segundo lugar de la UE en fracaso escolar, solo por detrás de Malta, según datos de Eurostat. Un 19% de jóvenes entre 18 y 24 años abandonan prematuramente el sistema educativo, habiendo completado como mucho el primer ciclo de Secundaria y no habiendo recibido ningún tipo de estudio o formación las últimas cuatro semanas.

A pesar de estos resultados, España ha reducido la tasa de abandono escolar en la última década del 30,3% que se registraba en 2006 al 19% de 2016. Aunque supone una mejora, el país sigue lejos de llegar a cumplir la meta nacional de rebajarla al 15% en 2020.
 
5. Menos alumnos acaban la segunda etapa de la educación secundaria en comparación con la Unión Europea.

Se entiende como "capital humano básico" aquel asociado a la terminación de los estudios que corresponden a la educación secundaria superior o segunda etapa de la educación secundaria: bachillerato o formación profesional de grado medio.

Algunos países propusieron como objetivo común elevara hasta el 80% el porcentaje de jóvenes con un nivel igual o mayor al de la educación secundaria superior. Los países miembros de la Unión Europea en promedio han llegado a esta meta. Sin embargo España está prácticamente estancada en torno al 65%.

Esta mediocridad en la que se sitúa el sistema educativo español aleja al país de la posición, en la que por su nivel de desarrollo económico, debería estar.
 
6. Menos estudiantes apuestan en los últimos años por la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Según diversos análisis, ante los desafíos de la cuarta revolución industrial resulta imprescindible avanzar en el capital humano STEM (Sciencie, Technology, Engineering and Mathematics). Es decir, en el conocimiento de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

La cuantificación de la formación en estas materias ha sido objeto de atención por parte de los analistas, por lo que se ha definido el siguiente indicador: “Número de graduados en educación terciaria por 100.000 habitantes con edades comprendidas entre 20 y 29 años, en ciencias, matemáticas informática, ingeniería, fabricación y construcción”. España, con respecto a este indicador, se encuentra  en la séptima posición del ranking europeo.

Aunque aparentemente esta no es una mala posición, la tendencia de los últimos años no es positiva. De acuerdo con la información oficial disponible, entre los cursos 2008-2009 y 2014-2015 se ha producido una reducción del 8,1% en el número de estudiantes matriculados en Grado y en el primer y segundo ciclos en la rama de enseñanza ingeniería y arquitectura y un 4,9% en la rama de ciencias.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es