Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Entrevista con Ramón Valdivia, director general de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic)

"España cuenta con más del doble de empresas de transporte que Alemania"

14 de Marzo de 2017
Ramón Valdivia, director general de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic)
El transporte por carretera ha tenido un crecimiento continuado durante tres años en España, con un total de 1.285.612 millones de toneladas en 2016, lo que significa un 2,13% más que en 2015, según indican los datos de la Encuesta Permanente del Transporte por Carretera, publicada por el Ministerio de Fomento.

Sin embargo, el aumento de políticas proteccionistas, de tasas en Europa y de incertidumbre en países como Reino Unido amenzan con hacer frente a este sector en auge. Elempresario.com entrevista a Ramón Valdivia, el director general de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic).

El sector del transporte por carretera conoce de cerca los problemas de la Unión Europea. ¿Cuáles son los que más le preocupan?

El transporte internacional por carretera es un elemento esencial a la hora de vertebrar los territorios europeos, facilitar la conexión entre las personas y hacer realidad palpable uno de los principios básicos de la UE, la libertad de circulación de bienes, servicios y personas en un hipotético “espacio común europeo” en favor del buen desarrollo del comercio, el turismo, la industria, la agricultura, etc. En este sentido, desde hace más de dos años desde la Asociación de Transporte Internacional por Carretera venimos advirtiendo de la deriva de fragmentación que estamos observando dentro de la Unión Europea.

Debido a nuestra actividad, se nos confiere el carácter de “sector estratégico” y uno de los objetivos principales de ASTIC es que así sea proclamado formalmente, en España y en la propia UE. Pero, en realidad, tenemos que lamentar que lo que estamos viviendo, en los últimos tiempos, es un retorno al proteccionismo, especialmente por parte de algunos Estados Miembro como Francia, Alemania o Reino Unido (en este caso, el llamado “Brexit” es un síntoma ya muy evidente de lo que está sucediendo) que están desarrollando toda una serie de medidas legislativas propias y unilaterales que, amparadas bajo un paraguas aparentemente “bondadoso” como es la lucha contra la competencia desleal y el así llamado “dumping social”, realmente están trabando fuertemente el no desarrollo de ese “espacio común” de libre comercio que mencionaba antes.
 
"Estamos viviendo un retorno al proteccionismo con medidas legislativas que están trabando fuertemente el no desarrollo de ese 'espacio común'"

Por lo tanto, la fragmentación de Europa, el proteccionismo, el retorno de las fronteras, era y es una de las preocupaciones más importantes para nuestro sector, que ahora mismos se está haciendo patente para la ciudadanía europea en general y la reciente presentación del Libro Blanco sobre el futuro de Europa, por parte del presidente de la Comisión Europea que no hace sino acrecentar esos temores. Lo que hemos estado viviendo en nuestro sector, lejos de arreglarse, se está extendiendo a todos los ámbitos económicos y sociales.

En otro orden de cosas, la seguridad de nuestros conductores de transporte de personas y mercancías, de las cargas y de los vehículos que transitan Europa es un permanente tema de preocupación, especialmente en momentos y lugares clave, como son las crisis migratorias y el paso del Canal de la Mancha, por ejemplo.

No puedo olvidar, aunque en esto también están afectados países como USA o Japón, que la falta de conductores profesionales es hoy por hoy, y va a seguir siendo en el futuro inmediato, un grave problema. La demanda de transporte no cesa de crecer en las sociedades modernas, como las nuestras (se prevé que en 2050 será más del doble de la que había en 2010) y ello encaja mal con la falta de vocaciones para el sector.

Los retos de la digitalización y automatización de los vehículos se hacen acuciantes. Nos harán falta mayores vehículos, con menor intervención humana y con rutas disponibles 24h sobre 24 y 7 días a la semana. Las actuales restricciones al tránsito de vehículos pesados en Europa son un puzzle que parece sacada de una pesadilla y no hacen sino mermar la eficacia y la eficiencia del sector.

¿Puede perjudicar el Brexit al comercio y a las empresas de transporte que usted representa?

Desde ASTIC pensamos que es evidente que no es bueno para nadie, pero sobre todo será perjudicial para Reino Unido y es un síntoma más de la fragmentación existente en la Unión Europea. El alcance de cuánto pueda perjudicar al comercio y a nuestro sector en concreto es muy difícil de evaluar en estos momentos cuando ni siquiera ha comenzado formalmente el proceso. Las normas de acceso a la profesión y de acceso al mercado de transporte por carretera (que son comunes en la UE) puede que se mantengan o puede que no en el nuevo Reino Unido separado de la Unión.
 
"Los británicos van a seguir necesitando y consumiendo las mismas cosas con o sin Brexit"

El paso en ambos sentidos de una nueva frontera aduanera podría llegar a ser tan fluido como se quiera (minimizando los efectos reales sobre el paso de los vehículos y las mercancías) o tan burocrático y poco eficiente como se pueda imaginar. En definitiva los británicos por un lado y el resto de europeos por el otro van a seguir necesitando y consumiendo las mismas cosas con o sin Brexit; en ese sentido puede que podamos augurar que sea cual sea la magnitud de los efectos negativos del Brexit, no es algo que vayamos a experimentar en el transporte de mercancías por carretera en plazos cortos de tiempo.

Como ejemplo, en Algeciras, donde existe la frontera de la UE con el continente Africano el tránsito de mercancías, muchas de ellas a bordo de camiones, no ha cesado de crecer y sitúa ya a ese puerto como el cuarto de la Unión Europea con más de 100 millones de toneladas trasegadas en 2016.

¿Cree que el proteccionismo que se está proponiendo en EEUU o en algunos países podría extenderse por la UE? ¿Ve algún síntoma?

Sin duda desde ASTIC los vemos y los vemos porque actualmente ya existen. Para España, que ostenta el segundo lugar europeo en transporte internacional por carretera, delante de países como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido, este es un problema de vital importancia. En nuestro sector, como ejemplo, recientes cambios legislativos hacen imperativo que un conductor extranjero en suelo austríaco debe llevar, entre otros muchos documentos, una copia de su contrato laboral (en la cabina del camión) ¡en alemán!.

O si transita por Francia, debe poder documentar que su empresa ya advirtió a las autoridades francesas de ese desplazamiento que está realizando y que cumple con sus percepciones salariales locales ¡de Francia!, vacaciones, horarios, etc. con lo establecido por el convenio colectivo del sector en cada país, además de contar con un llamado “representante legal” en territorio francés al que puedan dirigirse en cualquier momento los inspectores galos para requerirle las pruebas (contratos, convenios, nóminas etc) de que se está cumpliendo con su legislación. Similares casos ocurren en Alemania, Austria o Italia y se preparan también en Holanda y algunos otros estados.
 
"Los Estados miembros se están encargando de suplir a los propios órganos de la Unión para seguir sobre-legislando de manera unilateral y descoordinada"

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, comenzó su mandato sentenciando que “hay que legislar menos y hay que legislar mejor”. Y lo está cumpliendo. Sin embargo algunos de los Estados miembro de la UE se están encargando de suplir a los propios órganos de la Unión para seguir sobre-legislando de manera unilateral y descoordinada, cada uno mirando por sus intereses particulares.

¿Cómo valora el actual marco fiscal? ¿Es lo suficientemente claro? ¿Lo considera justo?

Nuestro sector del transporte por carretera está sometido, como es natural, al mismo marco impositivo del resto de empresas, pero además, dado el uso intensivo de combustibles fósiles, lo que suponen un tercio del coste de explotación, la carga total sobre las cifras de facturación es desmesurada. No olvidemos que los impuestos sobre hidrocarburos son aproximadamente la mitad del precio del combustible. Otros modos como el ferroviario, el aéreo o marítimo o sectores como el pesquero o el agropecuario no tienen que hacer frente a esa carga derivada del uso de combustibles en su actividad.

En este sentido, estamos siendo perjudicados. Además está el tema de las cargas sociales, que son, para los conductores de camión, de las más altas de Europa para nuestro país. La profesión, laboralmente está equiparada a la de minero y ello hace muy poco atractiva la contratación de nuevos empleados en favor de la utilización de la figura del autónomo bajo el régimen de subcontratación, lo que fomenta la precarización. En España tenemos un sector atomizado con más del 50% de las empresas del sector con un solo vehículo. Ello hace que si lo comparamos con Alemania, contemos con más del doble de empresas de transporte por carretera, siendo la mitad de población y un tercio de PIB.
 
"Tenemos el doble de empresas de transporte por carretera que Alemania, siendo la mitad de la población y un tercio del PIB"


¿Y el marco laboral?

Es un tema muy complejo y basta decir que en nuestro país, al contrario de lo que sucede en Europa, nuestro sector está sometido a más de 50 convenios colectivos diferentes. Son de ámbito provincial, lo cual choca claramente con el carácter móvil (interprovincial, interregional o internacional) que se le supone a nuestra actividad. Desde ASTIC pensamos que el marco labora del transporte por carretera está necesitado de una urgente y profunda revisión, al menos en lo que toca al transporte pesado de mercancías y viajeros con carácter internacional.

En la economía actual una de las grandes tendencias en las que no se puede dar marcha atrás es la innovación y la digitalización. ¿Cómo se está adaptando el sector del transporte?

Desde la Asociación de Transporte Internacional por carretera pensamos que vamos con cierto retraso, pero se van dando pasos. Los nuevos vehículos están cada vez más digitalizados e interconectados, las bases de funcionamiento de las grandes empresas transportistas se están actualizando hacía el control del “Bigdata” y sus beneficios: posicionamiento en tiempo real, telemetría y tiempos de conducción de cada uno de sus vehículos diseminados por toda la geografía europea…. Las rutas y las redes se comienzan a diseñar con el apoyo de software que facilitan la gestión y mejoran la producción.

En este sentido, desde ASTIC acabamos de lanzar una solución pionera en Europa, el e-CMR, una herramienta que digitaliza en dispositivos móviles la trazabilidad de la carga y su camión entre el cargador, el transportista y el destinatario, que vienen reguladas a nivel nacional e internacional por el convenio CMR… que aún hoy, en el siglo XXI, viene soportado en papel y viaja a bordo de los camiones a velocidad máxima de 90 kilómetros hora. El Ministerio de Fomento ha acogido con entusiasmo esta iniciativa y también el sector del transporte y, sobre todo, los cargadores.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es