Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Innovación

El objetivo de las empresas españolas: ser más activas en I+D+i

16 de Febrero de 2017
En la última década, la intensidad de gasto en I+D en España creció apenas una décima desde el 1,10% registrado en 2005.

En la última década, la intensidad de gasto en I+D en España creció apenas una décima desde el 1,10% registrado en 2005.

El director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), Francisco Marín, ha afirmado que las grandes empresas deben ser "más activas en investigación y desarrollo" para "recuperar un rol que no mantienen lo suficiente" quienes "marcan el pulso de la innovación".

En una entrevista, en el marco del Foro Europeo para la Ciencia, Tecnología e Innovación Transfiere, que se celebra en Málaga, Marín ha dicho que "el protagonista de la investigación y el desarrollo (I+D), por principio, tiene que ser la empresa" y que "nada sirve si esa combinación de lo público y privado" no se hace de la mano de las compañías.

El director del CDTI, entidad encargada de la financiación de la I+D+i empresarial en el territorio nacional y dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ha asegurado que el tejido empresarial español "es propicio (para la innovación), pero escaso" en comparación con Europa.

Los datos así lo demuestran, España destinó a inversiones en investigación y desarrollo (I+D) un 1,22% de su PIB en 2015, poco más de la mitad que la media de los países de la Unión europea (UE), que emplearon para este fin el 2,03% de su riqueza, según los datos de la oficina comunitaria estadística Eurostat. La mayor parte del gasto en I+D en el país correspondió a las empresas (53% del total), seguidas de las instituciones de educación superior (28%) y el gobierno (19%).

En la última década, la intensidad de gasto en I+D en España creció apenas una décima desde el 1,10% registrado en 2005, un incremento menor que las tres décimas de media en el conjunto de la Unión, donde la tasa subió desde el 1,74 % al 2,03% en este periodo.

Sin embargo, el director del CDTI ha precisado que sectores como las pymes, las ciudades inteligentes ("smartcities"), los edificios sostenibles y las energías renovables revelan una "participación en el contexto global" por encima de la media, según informa la agencia Efe.

Las pymes españolas son las responsables del 25% del gasto en I+D+i
España es una anomalía en el contexto mundial, ya que son las pymes las que ejecutan alrededor de la mitad del gasto empresarial en I+D. Sin embargo, lo habitual en los países europeos es que este indicador se situé alrededor del 30%, según un estudio de Fedea. Además, en España el 52,7% del gasto total en investigación lo realizan las empresas, es decir, que alrededor del 25% de este coste total corre a cargo de las pequeñas y medianas empresas.

Siguiendo los datos del año 2015, el sector público pagó un 47,3% de la investigación, una suma de 6.224 millones de euros. Así, el sector privado pagó más en este aspecto, un total de 6.948 euros, que representan el 53% del gasto.

La empresa aporta más al país en investigación, una realidad actual y que se mantuvo durante los años de la crisis. Entre 2008 y 2014, las compañías redujeron en más de un 14% su gasto en I+D+i, mientras que el sector público lo hizo en un 5,8%. Sin embargo, no hubo ningún año en el que el gasto público superara al privado.

De esta manera, Fedea ha destacado la importancia de las empresas para España: "El conocimiento creado o asimilado por las empresas a través de actividades de I+D debe dar lugar a innovaciones de mayor valor añadido y seguramente hará que la empresa detecte nuevas oportunidades para innovar".
 
 



Francisco Marín ha reivindicado el cambio de la inversión estatal en innovación del 1,22 por ciento actual -con datos del Banco Mundial al cierre de 2013- al 2 por ciento del producto interior bruto (PIB), ya que "hay muchísimo recorrido", y ha señalado que "todo el tejido público y privado español debería apostar más por la I+D".

La tendencia en investigación europea es de "posiciones excesivamente focalizadas", aunque España cuenta "con un portfolio sectorial muy diversificado", lo que "no está mal"; pero recomienda "combinar esa apuesta horizontal por apuestas verticales donde el país quiera tener una posición".

El futuro de la innovación pasa inevitablemente -según Marín- por "cambiar el concepto de la transferencia lineal, que va de un lado a otro, y empezar a utilizar un concepto circular: el conocimiento va de un lado para uno. La idea de transferir es 'te paso lo mío' y debe ser 'compartamos lo que tenemos'".

Una opinión que comparte con Miguel Ángel Ortega, socio director de la consultora AF Innovación, quien propone un cambio legislativo para que las empresas mejoren este aspecto: "Una regulación adecuada de la contratación pública que tenga en cuenta el papel de este tipo de empresas, permitirá desarrollar su crecimiento y su capacidad innovadora, traduciéndose en un efecto positivo sobre la economía del país".
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es