Buscador de la Hemeroteca
Secciones
El equivalente a 950 millones

El sector del perfume pierde un 17% de sus ventas por falsificaciones

29 de Diciembre de 2016
Según datos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, el sector europeo perdió el año pasado 1.762 millones por las falsificaciones; el comercio al por menor, 1.009 millones; y el comercio al por mayor, 1.938 millones.

Según datos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, el sector europeo perdió el año pasado 1.762 millones por las falsificaciones; el comercio al por menor, 1.009 millones; y el comercio al por mayor, 1.938 millones.

Los fabricantes de perfumes y cosméticos pierden al año el 17,1% de sus ventas, el equivalente a 950 millones de euros y una tasa que duplica a la media europea, ha informado la patronal sectorial Stanpa, que ha alertado de los graves riesgos para la salud que conllevan este tipo de productos.

Según datos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, el sector europeo perdió el año pasado 1.762 millones por las falsificaciones; el comercio al por menor, 1.009 millones; y el comercio al por mayor, 1.938 millones.

En el empleo, el impacto total de las falsificaciones de perfumes y cosméticos fue de 51.561 puestos de trabajo directos, el 8,1% del total, y 30.000 indirectos, al tiempo que restaron 1.700 millones en ingresos por impuestos a los Estados miembros. En 2015, el sector sumaba en España 400 empresas, el 83% de ellas pymes, que daban empleo directo a unos 35.000 trabajadores e indirecto a 200.000.

"España es uno de los países más afectados por las falsificaciones dentro de la Unión Europea", ha afirmado el responsable jurídico de Stanpa, Fernando Magariños, quien ha advertido de que las copias conllevan el cierre de muchas tiendas que no pueden competir con los "manteros" que venden a sus puertas.

El ránking lo lidera Grecia, ha subrayado Magariños, quien ha explicado que el puerto del Pireo, cuya gestión está en manos de ciudadanos chinos, se ha convertido en una de las principales puertas de entrada de falsificaciones en Europa.

Stanpa ha solicitado a un laboratorio un análisis de los productos falsos que revela como los ingredientes y composición que hay detrás de alguno de los perfumes más falsificados del mercado suponen un riesgo para la seguridad y salud de los consumidores. Así, frente a los más de 80 componentes que tiene un perfume original, algunas falsificaciones no poseen más de 20 o 25 y en muchos casos diferentes del original.

Además, contienen gran cantidad de agua como base, hasta un 50%, y etanol industrial o de baja pureza como disolvente, y en alguna de las muestras analizadas se han encontrado compuestos prohibidos como el etilenglicol.

Las falsificaciones carecen de protección UV (UltraVioleta) lo que puede dar lugar a fotodegradación y generar sustancias de riesgo para la salud que producen dermatitis, reacciones alérgicas, manchas en la piel, etc.

Para la directora técnica de Stanpa, Carmen Esteban, el principal problema no es que el cliente esté "tirando el dinero", sino que los perfumes falsificados se fabrican en instalaciones fuera del control de las autoridades sanitarias y no se notifican a las autoridades europeas.

Esto implica que sus ingredientes no pasan ningún control de calidad ni respetan las medidas de evaluación de seguridad que establece el Reglamento Europeo de Cosméticos, "algo grave en un producto que está durante horas en contacto con nuestra piel", ha subrayado Esteban, quien ha recordado que el consumidor no podrá reclamar a nadie si sufre algún daño.

Según los consejos de Stanpa para distinguir productos falsos de originales, si se agita un perfume falso suele producir una espuma que permanece durante algún tiempo, a diferencia de los originales, que apenas generan espuma y ésta desaparece rápidamente.

Además, la cánula (el pequeño tubo que permite sacar el perfume de su envase) suele ser más largo o excesivamente dilatado en las falsificaciones, en cuyos frascos se pueden observar las juntas en el cristal o envase del perfume.

En lo que respecta al plástico de embalaje, el pliegue es más irregular y no está perfectamente tenso en las falsificaciones y si se fricciona suele sonar. Un envase de cartón de baja calidad y con imprecisiones en su impresión, un listado de ingredientes incompleto o la ausencia de código de barras o número de lote son otros de los detalles que ayudan a detectar un perfume falso.
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es