Buscador de la Hemeroteca
Secciones

La rentabilidad de las pymes repunta con fuerza en 2015

12 de Diciembre de 2016
Por primera vez en cinco años, el número de nacimientos de empresas de 2014 (347.605) superó al de muertes (277.327).

Así, la rentabilidad de las microempresas creció el 51,9% pasando del 2,7% en 2014 al 4,1% en 2015; las pequeñas aumentaron un 43,7% en el mismo período, pasando del 4,8% al 6,8% y las medianas repuntaron un 25,7%, desde el 5,9% hasta el 7,4%.

En 2015 continuó la recuperación empresarial, apuntada ya en los datos de 2013 y confirmada en 2014, en lo referente a la rentabilidad financiera (beneficios de los accionistas), abarcando todos los segmentos de PYME. Así, la rentabilidad de las microempresas creció el 51,9% pasando del 2,7% en 2014 al 4,1% en 2015; las pequeñas aumentaron un 43,7% en el mismo período, pasando del 4,8% al 6,8% y las medianas repuntaron un 25,7%, desde el 5,9% hasta el 7,4%. Con ello la rentabilidad de los accionistas vuelve a entornos del año 2008, según datos del Colegio de Registradores de España.



Es una de las conclusiones del estudio "Las pymes españolas con forma societaria 2010-2014 y avance 2015", sobre las cuentas anuales presentadas en los registros mercantiles (seleccionadas más de 460.000), y dirigido por el catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Complutense, Juan Antonio Maroto.

Empleo
Entre 2011 y el avance de 2015 las pymes que sobreviven a la crisis mantienen básicamente las tasas de empleo. En esta ocasión, al contrario que en años anteriores, se aprecian pequeñas reducciones de empleo fijo compensadas por el incremento de empleo eventual. En cifras de ocupación, las micro pasaron de 3,5 trabajadores en 2011 a 3,4 en 2015 (-2,9%); las pequeñas se mantuvieron en 18,7 en ambos ejercicios y las medianas subieron de 84,7 a 85,3 (0,7%).

Costes financieros
La reducción de los costes financieros muestra la correspondencia con la reducción de los tipos de interés para las pequeñas empresas y demuestra que los beneficios de dicha rebaja están siendo aprovechados por las pymes en sus resultados antes de impuestos en 2015, consiguiendo ratios muy parecidos independientemente de su tamaño, pero que siguen mostrando una evolución descendente más uniforme que el año anterior.

I+D
El estudio confirma que la inversión en I+D, además de su mayor implantación a medida que aumenta la dimensión de la empresa, se fomenta principalmente con la pertenencia sectorial (mayor intensidad tecnológica y situación cíclica); el nivel de los gastos de personal (mayor cualificación y mayor aportación de valor del factor trabajo); y con el endeudamiento total (como señal de reputación ante el mercado para acceder a recursos ajenos), mientras que se disuade con la mayor facturación y con la mayor eficiencia de las empresas para conseguirla mediante su activo total (no parece necesario en estos casos el gasto en I+D); y con la cuantía existente de financiación bancaria (que actúa como mecanismo de disciplina de la inversión en intangibles, al no ser garantía “real” para dicha financiación crediticia).
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es