Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Recuperación

Por cada empresa nueva, se crean 17 puestos de trabajo

01 de Diciembre de 2016
Obreros

En España en 2015 hubo un incremento neto de 31.000 nuevas compañías y de 544.019 trabajadores asalariados.

Existe una relación creciente entre tejido empresarial y trabajo asalariado: a mayor crecimiento empresarial mayor creación de empleo, y viceversa, cuantas más empresas se destruyen más empleo se pierde. Así, en España en 2015 hubo un incremento neto de 31.000 nuevas compañías y de 544.019 trabajadores asalariados, por lo que por cada empresa nueva se generaron 17 puestos de trabajo, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 

Este crecimiento del tejido empresarial español se mantiene en el año 2016. En el periodo entre enero y octubre, han aumentado en un 0,43% el número de empresas, a la espera de los últimos dos meses del año, y también ha crecido el empleo de trabajadores asalariados en un 3%.

Esta tendencia hacia el crecimiento del empleo a través de las empresas es una de las conclusiones del informe del Insitituto de Estudios Económicos, en el que se afirma lo siguiente: "Teniendo en cuenta todas las regiones españolas, en el año 2015, aquellas en las que el crecimiento del tejido empresarial ha sido más destacado también son las que más empleo han generado, en una relación de causalidad que va en esa dirección: es el mayor tejido productivo el que posibilita un incremento de la fuerza laboral".

Así, los datos del Ministerio de Empleo muestran como la reducción del número de empresas durante la crisis vino emparejada con un descenso de los trabajadores asalariados. En concreto, en el año 2007 existían 159.771 empresas más que en el 2013, y más de 3 millones de trabajadores asalariados, que bajaron de más de 14,5 millones a 11,5. 

Estos datos muestran como, en todos los casos, la reducción de la fuerza laboral fue mucho más intensa que la caída del tejido empresarial. Por ejemplo, en el año 2012 descendieron en un 5,3% los trabajadores asalariados, mientras que las empresas se redujeron en un 3,3%.

Esto pone de manifiesto, según el Instituto de Estudios Económicos, que el empleo es un indicador mucho más volátil, en el sentido de que, en épocas del ciclo alcistas, caracterizadas por la creación de empresas, el empleo tiende a crecer a un ritmo mayor. Al contrario, en ciclo bajistas, los puestos de trabajo que se reducen lo hace un ritmo mucho más fuerte que la destrucción empresarial.
 
 
 


Los gráficos muestran como durante el año 2010 hubo un repunte tanto del tejido empresarial como del empleo, es lo que los expertos llaman la "crisis en forma de W". Sin embargo, el período 2011-2013 las tasas de variación interanuales llegaron a alcanzar cifras, en el caso de los trabajadores asalariados, del -7,9%. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es